Nuevo libro: ¿cómo fijar el precio y cuándo empieza a ser sustentable?

En un artículo anterior hablamos de la cadena de valor de la industria editorial, es decir de todos los participantes en el proceso que transforma una idea genial de un autor en un libro para un lector.

En esta oportunidad, vamos a profundizar un poco más en la tarea del editor que es quien debe supervisar todos los eslabones de esa cadena y asume el riesgo de transformar la idea en libro y debe buscarle los lectores.

Este trabajo de análisis nos permitirá identificar los costos de cada una de las etapas del proceso de edición con el fin de optimizarlos y poder determinar un precio de venta acorde, dentro de los parámetros que maneja la industria, de manera de tener ediciones rentables.

porcentajes

En el cuadro anterior se puede observar cómo se reparte porcentualmente el precio de venta al público de un libro entre los distintos participantes de la cadena de valor. El editor se queda con el 40% del mismo y ese porcentaje le tiene que alcanzar para cubrir los costos de edición, de impresión, de promoción y comercialización y además, obtener un margen de ganancia. Por este motivo, es fundamental tener identificados  y clasificados todos los gastos que involucran este proceso para que la edición sea, por lo menos, sustentable.

Supongamos un cuadro de gastos de impresión de un nuevo libro, con una tirada de 500 ejemplares:

costos
(Los números no son representativos de los valores que se manejan actualmente en el mercado, sino que sirven sólo al efecto de la exposición)
 

Como se puede ver, los gastos están agrupados en tres rubros: costos de edición, costos de impresión y gastos comerciales y relacionados con la promoción.

Los costos de edición incluyen todos los gastos necesarios hasta tener un prototipo del libro listo para entrar a imprenta. Este subtotal de costos de edición es un activo intangible para la editorial y debería prorratearse en los años que el libro esté en vigencia, hasta pasar a fondo editorial.

Los costos de impresión son sin duda el gasto más importe del proceso y definen el precio de venta al público del libro sujeto a análisis. A partir de este valor se calcula un índice de referencia de la industria denominado multiplicador. El multiplicador se calcula como el cociente entre costos de impresión y tirada y nos indica las veces que tiene que repetirse el costo de impresión para cubrir todos los gastos asociados a la edición y dejarle un margen al editor. Este valor va a cambiar según el género en el que se esté trabajando. Para editoriales independientes suele rondar entre 2 y 2.5. De esto se desprende que el precio de venta al público para el ejemplo del cuadro debe ser igual a costos de impresión/tirada*2.5, es decir 6000/500*2.5=$30.

Los derechos de autor representan el 10% del precio de venta al público (PVP), los cuales están calculados sobre la base del precio de venta al público de la siguiente forma: PVP * tirada * 10%, es decir, 30*500*0.10. Pueden abonarse en concepto de anticipo al inicio del proceso o en proporción a las ventas a medida que las mismas se vayan concretando, definiendo el período de rendición de los mismos.

Otro concepto importante a tener en cuenta al realizar el análisis de edición es el de punto de equilibrio. Este marca la cantidad de ejemplares que deben venderse para cubrir el total de gastos incurridos. A partir de ese punto, las ventas son ganancia para el editor. Para calcularlo, debemos clasificar los costos en variables (asociados a la tirada) y fijos (independientes de la tirada).

ptoequilibrio
 

Una vez realizada esta clasificación, debemos sumar los costos fijos por un lado y calcular el costo variable unitario (sumando todos los conceptos variables y dividiendo por la cantidad de ejemplares de la tirada). Luego debemos restar el costo variable unitario del precio de venta al público sugerido (que sale del cálculo respecto del multiplicador o de los valores de referencia del mercado). El resultado de esta resta es la contribución marginal unitaria, es decir cuánto le aporta cada ejemplar del libro a la editorial, luego de pagar su parte proporcional de costos variables.

Con estos resultados, se puede calcular el punto de equilibrio de la tirada. Para el ejemplo, los costos fijos totales ascienden a $2500 y la contribución marginal unitaria sería igual al precio de venta al público definido menos los costos variables unitarios, es decir: 30-15=15. El punto de equilibrio se determina en 167 unidades, resultado de la división 2500/15. En el ejemplo desarrollado, a partir del ejemplar 168 vendido el editor obtendrá ganancias. El punto de equilibrio se calcula como el cociente entre costos fijos totales y la contribución marginal unitaria. Esta última representa el beneficio que deja cada unidad, por sobre los costos variables.

Debemos puntualizar que la realidad es más compleja que este análisis y que para simplificar la lectura no se tuvieron en cuenta los descuentos que se hacen sobre el precio de venta al público por los ejemplares vendidos a través de distribuidores y librerías, que se deben adicionar a los costos variables y disminuyen la contribución marginal unitaria de cada libro editado.

También puede hacerse el análisis inverso, definiendo la contribución marginal que quiero obtener y a partir de ahí fijar el precio de venta, para después comparar el mismo con los precios de referencia del mercado.

Para consultas adicionales o para obtener las planillas base usadas para el cálculo pueden comunicarse a estudio@abrach.com.ar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *