Volver

Tengo una idea, ¿cómo transformarla en emprendimiento?

Publicado el 31/07/19

Las ideas fluyen constantemente. Todos tenemos ideas, pero no todos tenemos la voluntad de hacer el esfuerzo para volverlas realidad.

Hacer que esa idea (una idea que viene a resolver un problema concreto a un determinado sector de la población) se vuelva un negocio concreto implica cumplir una serie de pasos, previos a empezar a invertir en la ejecución de la misma:

Ponernos en el rol de emprendedores implica potenciar los recursos necesarios para cambiar desde el estado actual de tener una idea al estado deseado de ser empresarios, viviendo de los ingresos que esa idea materializada produce.

Para definir el plan de negocios, una herramienta interesante es el lienzo de modelo de negocio que permite visualizar los principales puntos a considerar en un emprendimiento en una hoja apaisada. Comenzá con la propuesta de valor (tu idea) en términos de qué problema viene a resolver en los posibles clientes: ¿cuál es el problema?, ¿cómo lo resuelve tu idea? y ¿cuál es tu propuesta, cómo respuesta a las preguntas anteriores?, y el segmento de clientes que se verían beneficiados por esta propuesta.

Una vez completo el modelo, se debe volver a la propuesta de valor, testeándola con los socios o con amigos o familiares, analizando su solidez y qué ventaja especial aporta este emprendimiento a los posibles clientes, volviéndola única.

Otro punto importante a conocer, en el análisis preliminar del emprendimiento tiene que ver con las regulaciones del mercado en el que se incorpora y del lugar donde se instala. Por ejemplo, es importante la registración de marcas, patentes, modelos y diseños, si la ventaja se apalanca en alguna de ellas.

También es fundamental el asesoramiento respecto de obligaciones tributarias, habilitaciones, legislación laboral, normativa para emisión de comprobantes y demás aspectos relacionados con el giro del negocio.

En Argentina hay beneficios específicos para pequeñas empresas y emprendimientos que se inician, que exigen el cumplimiento de estas normativas para su acceso. Es más sencillo plantear desde el inicio el cumplimiento de las mismas, que hacerlo después de estar funcionando, como consecuencia de un crecimiento más rápido de lo pensado o una intimación de algún organismo de control.

Aunque el emprendimiento sea unipersonal, identificar y tener a mano socios estratégicos y poder armar equipo de trabajo es la mejor forma de poder crecer. Construir redes no sólo con clientes, sino con buenos proveedores y tener asesoramiento profesional en los temas que exceden nuestra competencia, permitirá poner el foco en hacer  funcionar el negocio, teniendo las espaldas cubiertas y pensando sólo en el crecimiento del mismo.

Todos tenemos ideas. ¿Vas a concretar la tuya?

Para consultas adicionales o para ser asesorados en estas cuestiones, pueden comunicarse a estudio@abrach.com.ar.